CRISTINA FERNÁNDEZ, MANU MÍGUEZ, SIMÓN M. SANJUÁN, LELO ACEA Y JUÁN J. PARDO A LA EXPECTATIVA

Tras un sorprendente golpe en frío, el covid19 ha enviado a la lona a los deportes de contacto. En el Boxeo, crece la incertidumbre por saber si podrán ponerse en pié, y mantener los guantes en alto antes de la fatídica cuenta final. Para conocer las expectativas hemos dejamos opinar a los expertos.

Juán J. Pardo, Cristina Fernández, Lelo Acea, Martinez Sanjuán y Manu Miguez nos comentan sus expectativas. foto cedidas

Desde el Ludus Box Artabrum del barrio de Las Flores herculino, me envían una nota donde comentan que: «Al estar en una sala que pertenece al Ayuntamiento, lo único que podemos hacer es esperar a que nos digan cuando será posible empezar y en qué condiciones». Algo que parece muy lógico, ya que se trata de un polideportivo municipal administrado por el ente local. Así lo reconoce la portavoz del club de la calle Petunias que nos envía «un saludo» y se despide reiterando que «la apertura no depende de nosotros».

Manu Míguez del Gimnasio Club Turbo Box de Orense nos expresa cierta preocupación por el porvenir, «pues atisbo un futuro muy incierto. Como deportista y entrenador este año ya lo doy por terminado». El polivalente competidor y técnico multidisciplinar cree «que es la hora de reinventarnos y seguir convirtiendo el boxeo en un gran deporte y crear una nueva escuela, donde predomine el trabajo técnico y lúdico». El continuador de la saga Miguez apostilla por el cambio y «dejemos de lado la competición, al menos por el momento, aunque muchos deseemos volver a la competición». El joven entrenador se despide con un «muchas gracias por hacer estos artículos».

Simón Martínez Sanjuán dirige el Centro de Entrenamiento Boxeo Sanjuán. Me adelanta un cordial saludo «Hola Antonio», y prosigue explicando que «si hablamos de la vuelta al trabajo, pues diré que nosotros hemos abierto en fase 1 el día 11, ya que somos un centro de entrenamiento personal y trabajamos de forma individualizada desde hace 3 años». Continúa comentando las novedades llevadas a cabo en su club, ya que obligado por las circunstancias, «hemos adaptado el gimnasio con las medidas sanitarias y protocolos recogidos en el BOE». Aunque reconoce que, «lo bueno, dentro de lo malo de la situación, es que no empezamos de cero, porque tenemos muchos clientes fieles que siguen, y nos está sorprendiendo el volumen de gente que está llamando estos días para pedir información». Al hacer referencia al boxeo, el emblemático púgil cree «que si ya era complicado organizar una velada antes de la pandemia, ahora pinta peor ya que son muchas las medidas y protocolos que hay que tomar y sin el apoyo principal que es la taquilla (amateur), sin televisiones y sponsor (para profesional) va a ser muy complicado».

Un veterano curtido en las distintas facetas de las que consta el boxeo, que abarcan desde la competición, hasta la enseñanza de púgiles, pasando por la labor como locutor de cuadrilátero como es Lelo Acea, me envía su experta opinión en la que me dice: «Antonio, corren tiempos complicados para nuestro deporte, pero desde la Vieja Escuela de Vigo estamos estudiando, tanto Manuel Jiménez como yo mismo, la posibilidad de retomar, aunque sea en pequeños grupos y con las máximas precauciones, la actividad.Todo es cuestión de hacerlo bien y cambiar el tipo de entrenamientos. De todas formas, y a nivel de competición, creo que este es un año perdido».

Según el emprendedor Juan J. Pardo, verdadera alma mater del boxeo barquense, «la intención del gimnasio donde imparto clases, VALSPORT, es la de reabrir las actividades en junio». Al popular técnico gallego le sale sin querer un símil pugilístico para comentar que «guardaremos las distancias que nos marquen, incluso un poco más, y seguiremos a rajatabla todos los protocolos de seguridad e higiene que nos exija». «Dividiremos la sala marcando la ubicación de cada practicante», me sigue escribiendo, entre otras llamadas y obligaciones, para continuar explicando que «en principio vamos a reducir el tiempo de las clases, y aumentaremos el número de ellas para compensar la reducción del número de personas en las instalaciones de los deportes de contacto. Nuestra intención, si tenemos demanda, es poder atender a todos los que estén interesados. Impartirémos clases muy dinámicas y de alta intensidad para que los alumnos disfruten. Ellos deberán reservar las clases con anticipación«. Asegura que estará atento «para ver como discurre la nueva experiencia, porque en verano no es la mejor época, pero tenemos toda la ilusión y esperanza del mundo. En estos duros momentos trataremos de reinventarnos, y adaptar los entrenamientos». Y finaliza comentado que con respecto a la competición, «lo tenemos muy crudo, de momento solo toca esperar a ver como transcurre esta pandemia».

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.