EL CAMPEÓN GALLEGO DE PROMESAS 2019 PABLO LINAYO FILGUEIRA SE POSTULA COMO UNO DE LOS GRANDES ALICIENTES DEL TORNEO NELSON CASTRO EN NOIA EL SÁBADO DÍA 6

Siempre positivo, «a pesar del duro trimestre durante el cual no pude disputar varios combates confirmados debido a un accidente laboral», Pablo Linayo Filgueira ( Villa de Noia, 2000 ) comenzó desde muy niño a jugar al fútbol, deporte que trocó en su adolescencia por las clases de boxeo que se impartían los lunes y miércoles en el Multiusos del Sar.

Pero, el entonces aspirante a boxeador, confiesa que le sabía a poco la brevedad boxística de los entrenamientos «la verdad, es que se me hacía escasa, ya que iba cogiendo cariño y amor por este deporte y yo quería más y más boxeo. Desde el primer día sentí algo distinto, el boxeo me enganchó y desde aquella me lo tomé muy en serio, entrenando duro y con constancia, ya que este deporte requiere sacrificio y mucho trabajo para llegar lejos y mejorar»

Finalizado un año de estudios en Santiago, retornó a su natal villa de Noia «donde empecé a entrenar en el Club de Lucha Noia».

A los pocos meses de su regreso el joven Linayo Filgueira, hijo de una Psicóloga y Educadora Social y un Policía Municipal de Noia que practicó karate en su juventud, hacía su alternativa dentro del boxeo olímpico «con victoria en la final de los Campeonatos Gallegos de Promesas, disputados en noviembre de 2019. Fue una experiencia que recordaré toda mi vida como un momento bonito y dulce, ya que debutar en Noia, delante de mis familiares, amigos y gente conocida del pueblo es un lujo del que me siento orgulloso y contento».

Con 18 años comenzó su andadura profesional en la empresa familiar de construcción que regentan un primo suyo y un socio, y me anticipa que este año piensa en realizar «un FP Dual relacionado con el sector también de la albañilería y construcción. Estoy contento y me gusta el trabajo, así que alcanzar una titulación creo que va a ser necesaria para que en el futuro tenga más opciones laborales y mejores condiciones, así como más experiencia y conocimiento del oficio».

El joven ídolo local me pone al tanto sobre la velada en recuerdo del fallecido discípulo del Club de Lucha Noia Nelson Castro que se disputará el próximo sábado día 6, en la cual, los compañeros que participarán en el evento le dedicarán sus victorias. Y comienza informando que «mi compañero y amigo Silviu Vitez disputa el campeonato del mundo wako de k1 en menos de 60 kg, al que le quiero mandar mis ánimos y mi apoyo para que haga que ese cinturón se quede en tierras noiesas, y estoy seguro que será así, ya que realizó una preparación excelente. Me confirma, también, que «van a pelear 3 compañeros míos que brindarán espectáculo a los espectadores, como Martin, Bernardo y Manuel, que estoy seguro que saldrán con el brazo en alto.

Sobre su participación en el mismo evento boxístico me informa que su rival será «un chico del Club Brabox 76 de Coruña, considero que es una pelea complicada como todas, ya que es un chico duro y fuerte que me va a poner las cosas difíciles y creo que haremos una grandísima pelea, pero por cualquier medio intentaré llevarme la victoria en mi pueblo y delante de mi gente, aspecto que me da un plus para salir con la mano en alto».

Continua el joven prospecto del Club de Lucha Noia comentando que afronta este combate «con muchísimas ganas, motivación y mucha ilusión de superar malos tragos que pasé no hace mucho tiempo, en primer lugar por el fallecimiento de mi tío hace apenas 6 meses, al que recuerdo todos los días de mi vida y tengo en mente cada vez que subo al ring».

Tras la luctuosa nueva que que trajo tristeza a su entorno familiar Pablo Linayo continuó con su periplo boxístico combatiendo en el «Open de Marín contra un chico del Club Saudade de Vigo, en la que protagonizamos una buena pelea, aunque perdí a los puntos, aunque salí contento del trabajo hecho y con ganas de progresar».

El discípulo de Moisés Hermo Barreiro, también me pone en antecedentes que el pasado abril «tenía una cita de revancha con Carlos Jackson en la velada organizada por La Escuela de Boxeo Azteca de Coruña, pero desafortunadamente la semana de la pelea me fracturé (trabajando) el dedo meñique de la mano derecha, en la que también tuve contusiones y molestias en la muñeca de esa propia mano. Este accidente me tuvo apartado del boxeo casi 3 meses, ya que la evolución no fue la esperada y volví a decaer a las pocas semanas. Intenté ser positivo siempre pero fueron momento difíciles ya que tenía varias peleas confirmadas, que no pude realizar».

De todas formas su espíritu indomable no le hizo cejar en el empeño competitivo y apostilla que «ahora me encuentro en buen momento, después de una victoria en Santiago el pasado 23 de julio ante un rival técnico y fuerte del club Mamba FC, así que, este próximo sábado 6 de agosto haré lo posible para brindar una buena pelea y salir con la victoria delante de mi gente».

Así lo esperamos.

FOTO CEDIDA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.