MISCELÁNEA BOXÍSTICA DE AQUÍ Y DE ALLÁ.

Ya he comentado durante los pasados días, la serie de movimientos que mantienen vivo el boxeo a lo largo del planeta pugilístico. Incluso la tecnología se alía con las futuras promesas del boxeo y permite la competición, vía telemática, de un Campeonato Gallego de Formas de Boxeo que, según me comentan surge de la iniciativa de la Federación Gallega de Boxeo que preside Manuel Planas Otero. También he podido observar las evoluciones de boxeadores contrastados de categoría Junior y Joven en la transmisión hecha por LaligaSports del Torneo Internacional 4 Naciones, en la que me entristeció no ver a ningún gallego entre los elegidos.

Asimismo las distintas plataformas me han permitido ver algunos grandes combates protagonizados por Gervonta Davis y Leo Santa Cruz; el Isaac Cruz y Diego Magdaleno; un Juan Heraldez y Regis Prograis; el del Azteca Mario Barros y el Cowboy Ryan Kar o el disputado entre Gervonta Davis y Santa Cruz. Además he podido ver imágenes en diferido de los triunfos obtenidos por el nipón Naoya Inoue ante el aspirante australiano Moloney o el del imbatido zocato ucraniano Oleksandr Usyk que tuvo sus más y sus menos para imponerse, por decisión unánime, al zimbabuense británico Dereck Chisora.

Imagen de la transmisión LaLigaSports del Torneo 4 Naciones con el montaje de los bustos de Usyk, Inoue, Davis y Santa Cruz.

En lo que concierne al boxeo español, se disputó una velada en Cullera, donde donde la figura local, Jorge Fortea, venció por ko técnico, en el quinto periodo, a Kelly Figueroa. La esquina del venezolano decidió para el combate ante un preocupante corte, porque, según declaró la propia esquina de Figueroa, el árbitro hizo caso omiso al médico que había decidido parar el combate. De ser así como comenta el segundo del venezolano, me pregunto, ¿ Qué ocurre con la autoridad del facultativo, y para qué sirve el dictamen médico ?

De otro lado, y según algunas fuentes, el boxeador marroquí con nacionalidad española y residente en Elche, Hamza Misaui, abandonó por lesión en el tercer asalto de su combate, en Polonia, ante el local Michal Lesniak. Todo normal hasta que se descubre un oscuro matiz. Parece ser que la organización de la velada no estuvo supervisada por ninguna federación oficial. De ser cierto, y teniendo en cuenta que el hispano-marroquí boxea con licencia de la federación española, debemos preguntarnos a qué clase de organismo se remitieron las autorizaciones y certificados oficiales, y cuales serán las medidas a tomar por la FEB, en el caso de que se confirme la veracidad del comentario en la red. El púgil afincado en el levante español, disputó en febrero del pasado año el título nacional con el asturiano Aitor Nieto, quien retuvo su entorchado venciendo por unanimidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.