¡ RESULTADOS Y EXHIBICIÓN INFANTIL A RITMO DE SWISH EN LA VELADA DEL LUDUS BOX ARTABRUM !

Aires de fiesta a ritmo de Swish y Boxeo en un Polideportivo de Las Petunias enfervorizado con el equipo infantil de Boxeo y sus colega mayores. Las atronadoras ovaciones a la entrada al cuadrilátero de Luna, Érika, Luismi, Izan, Miguelito, Oliver y Abraham, pusieron en pié a la abarrotada grada mayor del pabellón del Barrio de Las Flores. Exhibiciones de Sombra, Guanteo con manoplas, mezclado con ejercicio de sicomotricidad a ritmo del popular baile Silbido, de Katy Perry, hicieron estremecer al público asistente. Después de tamaña demostración, las jóvenes promesas del Ludus Box fueron premiados con sus correspondientes medallas. La entrega de estos distintivos la llevó a cabo el veterano exboxeador de Carballo Arturo Sánchez Montero.

El polideportivo de Petunias amenazó con venirse abajo ante la estruendosa ovación que produjo la exhibición de los Infantiles del Ludus. foto Rubén Barral

El polideportivo de Petunias amenazó con venirse abajo ante la estruendosa ovación que produjo la exhibición de los Infantiles del Ludus Box. foto Rubén Barral Enríquez.

 La velada dio comienzo con el combate entre Yoelbis Medina y Cristian Toledano. Comenzó un poco frío el de Noia, permitiendo que el arousano le persiguiese hacia las cuerdas golpeando abajo para doblar arriba y anotarse el primer asalto. El segundo discurría otro tanto de lo mismo hasta que empezaron a entrar manos claras de Yoelbis, que empezaron a presagiar un bajón de Toledano, como así ocurrió en el tercer asalto que se anotó el púgil del Club de Lucha Noia. La clave del disputado triunfo conseguido por Cristian Toledano estuvo en el segundo periodo del combate.

En el segundo combate la victoria viajo hasta Noia en la mochila de santiagues Francisco Rodiño, quien acabó imponiéndose a Daniel Regueira después de un primer asalto de dominio de este último púgil.

En la tercera contienda de la noche, el polideportivo  de Petunias atronaba, amenazando con venirse abajo, con la grada aplaudiendo a rabiar un primer asalto de claro dominio de su ídolo La Perla Martínez. Pero las tornas cambiaron a partir del segundo asalto, en el que David empezó a dar muestras del cansancio acumulado en su combate con la báscula. Comenzó a pararse, y a no escuchar las consignas de la esquina, lo que motivo la mayor profusión de golpes lanzados por el ágil pupilo de Luis Torrado. El tercer asalto fue un calco del segundo con Neo Blanco más entero, golpeando y puntuando más que el púgil local. Victoria merecida del boxeador  de Boiro.

En el cuarto combate entre el compostelano Oscar Marquez y el cordobés David Bachiller, el triunfo se lo llevó el discípulo, en esta ocasión, del campeón nacional Moncho Mirás. Victoria ardua y muy trabajada de Iron Black ante un experimentado y peligroso boxeador cordobés, que a buen seguro servirá de aprendizaje y rodaje boxístico para el de Antelo Team.

Volvió a enardecerse el público del Polideportivo a la salida al cuadrilátero de David Pujades entre pancarta y luces de colores. foto Rubén barral.

Volvió a enardecerse el público del Polideportivo a la salida al cuadrilátero de David Pujades entre pancarta y humos de colores. foto Rubén Barral Enríquez.

Vuelve a tronar el pabellón y a iluminarse de rojo la gran pancarta situada en la grada corta, a la salida del popular debutante David Pujades, El Barrio de La Flores apoya a su ” presidente ” durante todo el combate y se enardece a cada golpe impactado por el pupilo del triunvirato Carlos/Tito/Eloy. Su rival santiagués Miguel Ángel González debuta también en este combate, lo que propicia que ambos púgiles utilicen el casco protector. Combate típico de debut con ciertos nervios e imprecisos, pero con momentos de intensidad combativa y detalles de buenas maneras. Al final los jueces árbitros decidieron el resultado de combate nulo, que premia el arrojo y voluntad de ambos contendientes.

El combate de fondo lo disputaron el doble campeón nacional Martiño Río González y el andaluz Ángel Rodriguez. Los tres asaltos fueron del dominio del tranquilo, y en alza, boxeador de Burela, que le bastó con lanzar su izquierda  a los costados del andaluz y doblar arriba para entrar con la derecha y no conceder ninguna oportunidad a su oponente. El Tanque cordobés volvió a boxear a Coruña con más kilos, más lento y con menos desparpajo que el que había demostrado en los campeonatos nacionales celebrados en el Polideportivo Novo Mesoiro, pero es que tener enfrente a Martiño no da para muchas florituras. Triunfo sin paliativos para el letrado bureles Martiño Río González, al que hace poco el Concello de Burela homenajeó con una Mención Honorífica y la entrega de una Placa.