USYK PRECISÓ MÁS PARA ERIGIRSE REY DE LOS 4 DE ENTORCHADOS / SERGIO MARTÍNEZ BAJA LA COTIZACIÓN DE LAS ACCIONES DE MARAVILLA

No poseo el don de la ubicuidad, pero una presión con la yema de un dedo me permitía viajar en menos de un segundo de Tottenham a Valdemoro tantas veces como intermedios, finales de combate y momentos de publicidad, se iban produciendo sobre el meridiano de Greenwich. Al final, incluso, usé el rebobinador.

El ucraniano Oleksandr Usyk empezó avisando en el primer asalto con dos izquierdas que desorbitaron, de asombro, los ojos de Anthony Joshua. Continuó con más ritmo y más precisión haciendo crecer la duda en los aficionados ingleses que se mostraban jubilosos a través de la pantalla de Dazn. El ya nuevo rey del planeta boxístico, más ortodoxo y ambicioso, se fue adueñando del juego de estrategias – a pesar de los seudo-filósofos el boxeo, sí, es un juego de inteligencias – alternando sus giros e imprimiendo más rapidez a las acciones para ir cansando la mayor humanidad del ingles. Con más y continuos golpes, su precisa izquierda, y a punto de destruir a Joshua en el último asalto, Usyk se hizo acreedor por decisión unánime a los cuatro entorchados que le convierte en el actual rey de la máxima división del boxeo mundial. Solo le falta el del WBC propiedad de Fury.

En su retorno a los cuadriláteros, después de su derrota frente al mejicano Saul Álvarez, el ingles Callum Smit se impuso con un espectacular ko – revestido de cierto dramatismo – en el segundo asalto al dominicano Gilber Lenin Castillo.

Al young Campbell Hatton el director, y juez único, de su combate contra el hispano-uruguayo Sonni Martinez Moreira, le regaló una victoria con la que engrosar su invicto historial. Mucho trabajo, por hacer, le queda al pigmalión del británico para conseguir modelar la figura que pretenden sus apoderados.

Duelo de invictos sobre la lona londinense entre el montenegrino Dilan Prasovic y el ingles Lawrence Okolie. En juego el mundial crucero de la WBO. Un derechazo del ingles en el segundo asalto marcó el punto de inflexión boxística de esta disputa mundial, que continua en propiedad de Okolie, después de aplicar una izquierda, ya en el tercer periodo, a la zona de las flotantes del montenegrino, quien escucho la cuenta final sobre la lona.

El resultado nulo en el combate Moreno – Hinostroza, resta un nuevo campeón europeo al boxeo español. foto retransmisión Eurosport 2

Ya desde la Plaza de toros de Valdemoro, me dio la impresión de que la vuelta de Sergio Martínez a los cuadriláteros, está devaluando las acciones de la Maravilla. Se impuso por decisión unánime al británico Brian Rose, pero sin mostrar el alto valor que antaño poseían esas mismas acciones de la sociedad limitada de boxeo Maravilla Martínez, las cuales cotizaban, siempre al alza, sobre las lonas del mercado mundial de valores boxísticos.

Por otra parte, y según mi opinión, la timidez de los jueces-árbitros privaron al boxeo español de inscribir un nuevo campeón de Europa histórico. El combate entre Ángel Moreno y Juan Hinostroza fue declarado en empate final que no satisfizo a nadie. Aunque, reitero que es mi opinión, perjudicó al bravo Hinostroza, y por ende, al boxeo patrio.

El madrileño Adrián Torres se encontró con un poderoso Abdelkrim Zouad, que le complicó el combate, hasta el punto de que los árbitros concedieron un empate.

El debutante Iker Fernández se encontró en el rincón opuesto con un correoso y combativo Elkham Bairamov, que se ganó la soldada, aun perdiendo por puntos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.