SILVESTRE GÓMEZ: DE DESCUBRIR EL BOXEO CON SU ABUELO EN TV, A CAMPEÓN GALLEGO Y SUBCAMPEÓN NACIONAL JUNIOR

Las fiestas patronales de Noia en honor a san Marcos dispondrán de un evento mixto de Boxeo y Savate como uno de los grandes alicientes de los festejos.

Silver y La Cobra, o lo que es lo mismo, Silvestre Gómez y Alfredo Blanco forman un tándem boxístico desde los inicios del Subcampeón Nacional Junior. Cedida

Deportistas contrastados del deporte de los guantes del Club Deportivo SKT como Dani «Gorras», «Condor» Sanmartín o «Juanlu» Del Río en Boxeo, y el Campeón Gallego 2020 Martín Iglesias del ITF en Savate, flanquearán al Junior del Maniotas Silvestre Gómez ( Noia, mayo de 2004 ), quien empezó a aficionarse al deporte de los guante con apenas ocho primaveras en compañía de «mi abuelo, viendo a Nonito Donaire cuando echaban boxeo por la noche, hará 7 u 8 años».

Los que motivaron que ese conocimiento sobre boxeo perseverase, «fueron mis padres y mi abuelo», ya que al contario de otras muchas familias, la reacción de su entorno hacia el boxeo «fue muy buena, porque a mi familia le encanta el boxeo desde siempre».

En edad infantil, empezó con las practicas sin contacto de Boxeo de Formas bajo la batuta deportiva de su entrenador Alberto Blanco, quien dirige los destinos boxísticos del Gimnasio Maniotas de la Villa de Noia desde su fundación en 2015. Desde entonces este joven y prometedor gallego conserva en su vitrina numerosos laureles pugilísticos, logros que el propio «Silver», como es conocido el joven competidor, nos enumera: «he sido 3 veces Campeón Gallego de Formas, Campeón Gallego Junior, subcampeón de España Junior y numerosas medallas en campeonatos locales de Boxeo de Formas».

Como a muchos otros deportistas, los tiempos del covid le han trastocado la rutina diaria de sus entrenamiento hasta el puno de que «Lo llevo mal, porque hay menos tiempo de entrenamiento, y también por la temporada que estuve sin entrenar, pero esperemos que todo se normalice y volvamos a las rutinas de entrenamiento, pero siempre cumpliendo las normas covid».

El próximo 23 de abril tendrá una gran prueba de fuego debido al papel de protagonista que le tocará interpretar, delante de sus familiares e incondicionales, en el pabellón Agustín Mouris, donde, según promete, «se implicará al máximo, y se prepara con un extra de motivación para dar lo mejor de mi mismo delante de familia y paisanos». Esta es la más próxima de sus aspiraciones, ya que a corto plazo aspira a «llegar lo más lejos que pueda dentro del boxeo. Aunque soy consciente, como así me inculcan a diario mi familia y mi entrenador, que será un camino largo, duro y de mucho sacrificio».

El Junior de Noia, también tiene sus patrones deportivos, a los que trata de imitar en sus sesiones de sombra ante el espejo, intentando que su reflejo consiga parecerse a los magistrales movimientos que imparten Tyson y Lomachenko.

A grandes rasgos, este es el perfil deportivo y humano de un deportista juvenil polifacético que cuando deja las puerta del gimnasio a su espalda, también juega al fútbol sala, le gusta estar con su familia y amigos, y algo que le honra un poco más, el ser bien nacido, pues, «También quiero agradecer a mi entrenador Alfredo, a mi gimnasio el Maniotas y a mi familia, todo el apoyo que me dan, y todo lo que me enseñan».

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.