BOXEADORES GALLEGOS EN SU RINCÓN: DOMINGO SÁNCHEZ GONZÁLEZ

Miki Sánchez ( Lugo 1964 ) comenzó, con apenas 15 años, la práctica amateur del boxeo en el único gimnasio que existía en su ciudad natal. Allí, en el viejo pabellón de los deportes, las enseñanzas y consejos de su entrenador David Márquez fueron forjando el espíritu boxístico de aquel chaval que, con el correr de los años, alcanzaría el subcampeonato nacional en categoría aficionado y la oportunidad de disputar el cinturón de España profesional al legendario Javier Castillejo.

Dispuso de una longeva carrera dentro del boxeo olímpico con un buen registro de triunfos, dentro de los mas de 80 combates disputados, hasta el punto que llamó la atención del seleccionador nacional Manuel Santacruz «Palenque», que lo preseleccionó para Los Ángeles 84. Tuvo que hacer caso omiso a la llamada del equipo olímpico para no perder su puesto laboral. Lo mismo tuvo que hacer con ocasión de un torneo internacional al que le invitaron unos meses más tarde.

Debutó como profesional en octubre de 1989, en su patria chica, ante el colombiano Evelio Bejarano. En el verano de 1991 se llevó a cabo su enfrentamiento con el más recocido peso welter del momento, Javier Castillejo, en disputa del título nacional welter. Aparte, es de obligado recuerdo, señalar su triunfo en Madrid ante el campeón de España y de Europa Alfonso Redondo, así como ante el catalán Rubén Sole.

Su entrega al boxeo le costó el tributo de dos fracturas de mandíbula y muchos puntos de sutura en ambas cejas. Por contra, le compensó con la presencia en varios campeonatos nacionales de aficionados formando parte de la selección gallega del momento, y la disputa del nacional welter ante uno de los grandes iconos del boxeo mundial.

Miki Sánchez y su segundo Dosi Rocamonde portan a hombros a Alberto Piñeiro Louzao, El Piña, Campeón de España en el combate más multitudinario de los últimos años en Galicia. foto boxeodemedianoche

La de entrenador fue una etapa que le produjo mayores satisfacciones, no solo por el título nacional conquistado por Alberto Piñeiro «O Piña», del que se sintió participe desde la esquina como entrenador, sino porque fue una época de encuentros y de volver a sentir emociones nuevas enseñando las técnicas boxísticas a pupilos como el propio Piña, Cristián Álvarez, Omar Makran, Josito Fernández y otros.

En la actualidad es industrial de la automoción en Lugo, su residencia de siempre.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.