BOXEADORES GALLEGOS EN SU RINCÓN: JOSÉ GRANDÍO BLANCO

El coruñés de la barriada de los Mayos, José Grandío Blanco, que en el campo aficionado había conseguido ser subcampeón de España, obtuvo el privilegio de disputar el título español de categoría profesional ante uno de los más célebres pesos medios españoles.

El joven Grandío dejó los estudios a la edad de 16 años y comenzó a trabajar en un taller de pintura, al mismo tiempo que se iniciaba en el entrenamiento del boxeo en el gimnasio del Frente de Juventudes ubicado en el Orzán. Con el tiempo debutó como boxeador aficionado y afincado en el Centro Cultural Deportivo Santa Lucía, alcanzó una buena progresión boxística, hasta el punto de alcanzar el subcampeonato de España de su división, en los campeonatos nacionales del año 1963.

El exboxeador y árbitro José Grandío, ejerciendo de ayudante de su entrenador Carlos Anaya, en la esquina de Mero Barral

Animado por tal circunstancia el apolíneo púgil herculino se hizo profesional de la mano del reconocido entrenador Carlos Anaya. Debutó en el pabellón municipal de Lugo, derrotando por puntos al madrileño Francisco Moreno González, al que volvería a vencer por ko, un año más tarde, en la plaza de toros herculina.

Frente al nigeriano Sella Bukarí alternó el triunfo en Carballo, con la derrota en Miranda del Ebro. Venció a Vicente «Tigre de Elche» Ferrando en Barcelona. Perdió por puntos en Canet del Mar ante el sordomudo catalán, varias veces campeón de España y de Europa, José Hernández.

En julio de 1964 protagonizó la anécdota, en Santiago de Compostela, de hacer una exhibición de Boxeo con el hispano-cubano José Legra. En una velada en las Pistas Universitarias el coruñés iba a protagonizar el combate de semi-fondo, pero a última hora no pudo presentarse su rival vasco. El campeón europeo y mundial se ofreció a hacer dos sesiones de guantes, una con Manolo Pombo y la otra con Joe Grandío. Así se solvento la caída del cartel a última hora.

Simultaneó triunfos y derrotas con Pedro Votta, Martín Párraga, Miguel Muñoz, Gaztañaga, Charly Kassem y otros. Hasta que surgió la oportunidad del campeonato de España de la división reina ante el legendario Luis Folledo Carmona.

En agosto de 1967, y sobre el ruedo de una expectante y abarrotada plaza de toros herculina, el combate se inició con un prometedor comienzo por parte de Joe Grandío, pero una contra de derecha del campeón en el tercer asalto esfumó el sueño nacional del apolíneo boxeador de los Mayos.

A su retirada, un año más tarde, siguió ligado al boxeo como árbitro nacional adscrito al Comité Gallego.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.