EL BOXEO OLÍMPICO TAMBIÉN BRILLARÁ EL SÁBADO DÍA 8 EN BOUZAS

No solo las luces de navidad se encienden en Vigo. También las figuras del boxeo gallego brillarán en la ciudad olívica por obra y gracia de La Vieja Escuela. El próximo sábado día 8, en el pabellón Municipal de Bouzas, habrá carga voltaica suficiente para electrificar la adrenalina de todos los amantes del boxeo que decidan ver en acción al imbatido La Sombra Martínez, al debutante Rayito García, al aspirante Berto Loureiro y al más sobresaliente elenco de boxeadores olímpicos de la actualidad galaica.

Hoy quiero anticipar información que me han proporcionado, Jairo Rodríguez y Santi Morais, sobre dos combates de primera línea que disputarán 4 de los boxeadores gallegos que se pueden calificar dentro de la flor y nata del boxeo gallego. Me refiero a dos de las lides que se disputarán sobre la lona del Municipal de Bouzas entre Goyo Rubio – Martín Garrote y David Álvarez – Aarón González.

Saltarán chispas sobre el cuadrilátero de Bouzas en el combate acordado a menos de 71 kilos, entre dos de los más sobresalientes competidores del momento boxístico galaico. De un rincón, y asistido desde la esquina por el Club de Lucha Noia, saltará a la palestra Goyo «Rubio» García. El noies, de 25 años, es el actual Campeón Gallego Élite de su división, y atraviesa un espléndido momento de competición y forma física después de casi una cuarentena de combates. La mayor experiencia y el gran estado que atraviesa, juegan a su favor.

En el rincón opuesto estará Martín «Garrote» García entrenado por Jairo en el Boxeo y Kick Boxing Mat´s. El boxeador de Marín llega con la vitola de haber conseguido la medalla de Oro en la reciente Odivelas Cup de Portugal. Tras dejar en la cuneta del ko a los 3 oponentes que se encontró camino de la final del torneo luso, el púgil de 21 años y 18 combates disputados con varios ko en su haber, fue distinguido como Mejor Boxeador Senior del torneo internacional disputado en Portugal. Su potencia e ímpetu juvenil serán sus principales bazas hacia el triunfo.

El doble enfrentamiento, que recoge el montaje hecho con fotos cedidas,

Los grandes combates entre Goyo Rubio – Martin Garrote y David Álvarez – Aarón González (en la composición gráfica) serán grandes reclamos para los buenos aficionados al noble arte que acudirán en masa al Municipal de Bouzas. Fotos cedidas

 Habrá una gran lid de contrastes entre la juventud y la veteranía; entre la potencia y el clasicismo; entre el coraje y la estrategia del boxeo. En la incipiente carrera boxística de David «Dinamita» Álvarez, este encuentro con la centenaria experiencia de Aarón González, dejará huella. Y a buen seguro, que el conocer, in situ, el resultado de este interesante combate será un gran aliciente para llamar la atención de los seguidores de ambos contendientes al Municipal de Bouzas. La poderosa pujanza del boxeador de Porriño le ha permitido salir airoso frente a expertos y grandes rivales que le aventajaban en años y número de combates disputados. Sus combates suelen ser calificados como de los que crean afición por su voluntad de triunfo y la épica que imprime a su forma de boxear. Y ese debe ser el camino a seguir por el pupilo de Morais en esta gran oportunidad que se le presenta frente a un buen rival, con gran prestigio, aunque mucho menos poderoso que algunos oponentes a los que venció. Si tiene fe en el triunfo e impone su potencia de ataque para no dejar pensar al campeón marinense, e impedir que marque el ritmo del combate, puede lograr un triunfo que imprima gran valor a su carrera boxística.

Aunque en esta batalla generacional, la fuerza mental de cada competidor tendrá mucho que decir a la hora de decidir hacia que rincón se inclinará la victoria final. El campeón marinense es un buen boxeador de prestigio que tiene asegurada, de entrada, la influencia psicológica que su probada experiencia ejerce sobre sus oponentes, sobre todo si son jóvenes a los que él ha servido de modelo. Sube al cuadrilátero sabedor de la ventaja que le otorga su aureola y aprovecha cualquier resquicio de indecisión contraria para marcar el ritmo del combate. A mayores, posee la veteranía de saber mostrar, a jueces y aficionados, cuando consigue enlazar una buena serie de golpes. Siempre está bien preparado y trata de aburrir a su oponente con sus cambios de ritmo combativo, aunque no gusta de los incordiantes fajadores como el que le tocará en turno en Vigo.          

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.