¡ LEJARRAGA CAE, EN EL PRIMERO, EN EL EBU / SPENCER UNIFICA, EN DIVIDIDA, EL IBF Y EL WBC !

Noche y madrugada de campeonatos de Europa y del Mundo en el Bilbao Arena y en el Staples Center de la ciudad californiana de Los Ángeles.

En tierras vascas Kerman Lejarraga se encomendaba al apoyo ensordecedor de sus paisanos en el importante combate de revancha con el el ruso David Avanesyan que le permitiera recuperar el cinturón de la EBU ( European Boxing Union, tradicional y único cinturón que debe ser reconocido en Europa ). Ese mismo cinturón hecho con el material con que se forjan los sueños – como dijo Carlos Utrilla durante la retransmisión, en claro homenaje al inmortal cineasta John Huston – y que el vasco había perdido ante el mismo rival en el anterior combate.

Miles de voces vitoreaban al revolver de Morgan y abucheaban al campeón europeo en los prolegómenos de un combate que empezó con mucha precaución y tanteo por parte de Kerman, intentando incordiar con su izquierda al bien asentado púgil ruso. Iban transcurridos un minuto y medio del primer asalto y los poderosos golpes del ruso hicieron tambalear al púgil vasco, lo que provocó el ataque de su oponente para enviarlo a la lona por primera vez con un croché de derecha en la carótida de Kerman Lejarraga.

Cuenta de diez y vuelta a empezar con un avispado y potente David Avanesyan que se lanzó hacía su rival con una nueva serie que termino con un impactante croché zurdo en el rostro del aspirante vasco, que cayó sobre la lona desmadejado y, aparentemente, muy tocado. Ese golpe marcó el principio del fin del combate decretado por el árbitro finlandés a los 2`y 26″ del inicio del asalto, al considerar que el campeón español se encontraba en inferioridad.

En el Staples Center de Los Ángeles boxeo de estrategias enfrentadas y continuos cambios de ritmo durante la sexta y séptima hora ( local ) de este domingo día 29. Un gran combate ofrecieron los dos boxeadores después de presentar sus relativas cartas credenciales como campeones mundiales de la IBF, Errol Spencer, y el WBC Shawn Porter.

Paradojicaménte no era Porter el que ofrecía la iniciativa del combate, sino su rival Spencer. El campeón del Consejo propuso un combate de acoso – basándose en el conocido dicho: contra el boxeo técnico, pelea; y frente al peleador, boxea – ante un rival más académico y poderoso que el acometedor y contundente púgil de Ohio. Y parecía darle resultado al contumaz poseedor del título del Consejo, por cuanto el propietario del entorchado de la Federación, que había aceptado la estrategia del rival, no se encontraba cómodo durante muchas fases de un combate duro, épico y disputado que mantuvo en vilo a los que vimos la excelente lid.

Gran espectáculo boxístico entre dos campeones que mantuvieron las expectativas hasta un final incierto en el que un espectacular y terrorífico croché de izquierda en el undécimo asalto, hizo hincar rodilla en lona al bravo Porter y pudo marcar el desenlace final de la contienda. Excelente lid, con efluvios de posible revancha, entre dos colosos del cuadrilátero que permitió a Spencer Junior, en decisión dividida, unificar los cinturones de la IBF y WBC con justicia.